Blogia
Michel Azcueta

INCLUSION SOCIAL: HACIA DONDE?

INCLUSION SOCIAL: HACIA DONDE?

Michel Azcueta.

Suelen decir que son los franceses o algún sociólogo perdido los que inventan nuevos nombres para antiguos conceptos cambiando, anulando o disimulando  muchas veces el significado original de las palabras que pretenden sustituir, y logrando difundirlas de tal manera que se ponen de moda…Esto ha ocurrido y sigue ocurriendo especialmente en el campo de la práctica social y de las políticas sociales donde las palabras y conceptos de justicia, igualdad se fueron dejando de lado al ser invadidos por la “concientización”, la “participación”,  el “empoderamiento” y, desde hace unos años, por la “inclusión social”...

De tal manera se han metido las dos palabritas en nuestro medio que todos las utilizamos aunque no sé si con el mismo contenido y en el mismo sentido: políticos, gobernantes, empresarios, periodistas, intelectuales, dirigentes sociales y populares…Por lo menos, parece que hay algo en común: el reconocimiento que existen “excluidos” y la necesidad de que hay que “incluirlos”  en algún lugar…Y esta es la discusión central y urgente, dado que el Presidente Ollanta ha declarado a la “inclusión social” como prioridad de su gobierno (escuchemos a todos los ministros con qué temor añaden las palabritas en todo momento…) y dado que hasta se habla de la creación, en enero, de un Ministerio de Inclusión Social (¡!)…

Parece que sobre quiénes son los “excluidos” en la sociedad peruana hay mucha (no total) coincidencia: los más pobres, los de las zonas alejadas de las capitales, los marginados, especialmente niños y mujeres de municipios andinos y amazónicos. Sin embargo, no creo que haya tanta coincidencia entre unos y otros de los arriba mencionados cuándo se trata de la famosa “inclusión”: quién incluye a quién? Por qué? Adónde hay que incluirles? En el territorio? En la producción? En la alimentación? En la cultura? En los procesos dirigidos por los “no excluidos”? Incluirlos en “otro lugar” distinto al existente ?. Dónde?

Por encima de diferencias ideológicas, pienso que lo principal es que consideremos al Perú como la auténtica casa de todos, donde todos nos sintamos dueños, donde nos sintamos a gusto en cada uno de los rincones de nuestra casa común, donde podamos repartirnos responsabilidades mutuas, donde todos nos podamos sentar a la mesa a la hora de comer y donde todos podamos educarnos y desarrollar nuestras propias potencialidades en beneficio propio y en beneficio de los demás., y, con todo ello, ampliando la casa, haciéndola más grande y más hermosa. Ahí no habría necesidad de “incluir” a nadie en otro sitio.

Al empezar un nuevo gobierno deseamos sinceramente que se hagan las cosas bien y que, en lo que a programas sociales se refiere, no se caiga en lo de siempre que lleva a los mismos resultados que tenemos, desde hace varias décadas y desde diferentes gobiernos. Se me ocurre una propuesta: por qué, en lugar de incorporar la política social al Ministerio de la Producción o al Ministerio de la Mujer, en lugar de crear el nuevo Ministerio de la Inclusión Social, por qué no la incluimos en el Ministerio de Justicia, de la auténtica, de una vez por todas?

Agosto 2011.

Michel Azcueta

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Elizabeth Cárdenas Ravines -

RESPONDIENDO A LA PREOCUPACION DE MICHEL SI EFECTIVAMENTE UNA PALABRA ADECUADA COMO INCLUSIÓN SOCIAL, YA SEA de moda o lo que fuere, sin embargo urgentemente necesaria por la corrupción imperante y la ceguera o viveza política de los anteriores gobernantes el de no distribuir inteligententemente la riqueza en forma equitativa y con honestidad, el de llenarse los bolsillos o da lo mismo decir robarse el dinero del pueblo antes de atender priorizadamente las necesidades como la educación, salud, alimentación, es decir no actuar en formas racional, planificada trazando un proyecto para todos parece desconociendo de un planeamiento estratégico en todo ámbito de desarrollo ,no logrando en la población una calidad de vida óptima, por lo tanto tenemos las consecuencias nefastas , indignantes, que nos llenan de humillación por el sarcasmo y la aberración de algunos o de la mayoría de los políticos en todas las instituciones públicas. vayamos de paseo por la serranía alto andina, por las comunidades indígenas por lugares o centros poblados urbanos que hasta cuando se les llamará menos favorecidos, es realmente una verguenza todo ello esperemos que por lo menos los nuevos políticos no se hagan los sordos-ciegos y que sigan como avivatosapropiandose de la riqueza del PERÚ. HA SIDO UN GRATO PLACER EMITIR UN MODESTA OPINIÓN COMO SOCIÓLOGA-EDUCADORA Y SEXÓLOGA, ESPERANDO EL GRAN e HISTORICO CAMBIO. QUE SE APRIETEN LOS PANTALONES LOS GOBERNANTES Y SE ... saludos.

Jose Maria Rojo -

s e entiende la propuesta final pero no creo estén las mentes preparadas para que encaje eso con lo que se suele entender por un ministerio de Justicia...
Buena la reflexión
JMR
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres